Un QR en Marte

Un código QR también es, un hecho estético.

Un código QR (por sus siglas en ingles Quick Response) además de ser una herramienta digital también es, un hecho estético.

Para generar e interpretar un QR es necesaria la intervención de un apéndice. Se debe apuntar bien el aparato enmarcando el dibujo, tener un mínimo de nitidez y conexión a Internet. Hoy es una herramienta cada vez más usada con diversos objetivos. Pero, exponer en galería un QR de una dirección de Bitcoin constituye una declaración de soberanía individual.

Bitcoin es una idea simple, tan simple que se puede construir sobre ella una cultura. Descentralización, Seguridad, Escalabilidad son el trilema básico definido por la dinámica de juegos. Recompensas mutuas y asociaciones, acordes a los propios individuos, con una base de intercambio sólida. 

Como dibujo, la imagen está condicionada por la tecnología. En un QR, los espacios negros y blancos llevan a otros espacios virtuales que no podemos humanamente interpretar.

Sin embargo, hecho a mano, es una mirada del ser humano sobre sí mismo, un espejo sin rasgos faciales.

Además, la idea de algo (un código) que lleva o concede acceso a “otro lugar”, no es nueva y puede acelerar su adopción.

¿El dibujo de un QR olvidado en el tiempo podría llegar a ser considerado un objeto de culto?

¿Qué podría afirmar un astronauta explorador, un “Antropólogo en Marte”, si hallara algo como un QR, dibujado en una de sus cuevas?

Un QR en Marte

Andres Lopera.

@alarte13

Estética y Ciencia Ficción.

Continuar leyendo «Un QR en Marte»
Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar